24th Jan 2011

  1. Sign in
    1. Me he levantado a las cuatro de la mañana, sí, levantado. Unas horas haciendo proyectos, llegar a la escuela y a estudiar matemáticas en la biblioteca; ENTREGA DE URBANÍSTICA, la primera de la semana, un fracaso, más correcciones imposible, comer? en la escuela, dónde si no...y seguir haciendo proyectos para poder imprimir unos formatos, "de prueba" , en los que me voy a dejar lo poco que había ganado haciendo de niñera para mañana tirarlos porque están mal y hacer unos nuevos, y así sucesivamente....total que vuelvo a casa después de doce horas para darme una ducha rápida, ponerme a estudiar y seguir proyectando hasta que pase la noche y llegue el examen de matemáticas.

      ¿Desastre?
      No.

      Porque al llegar a casa estaba tan contenta, pero tan contenta.
      Es fácil. Entre esa lista interminable de hechos en contra están las conversaciones por el facebook a las cuatro de mañana con los pocos usuarios conectados, todos de aruitectura, unos que se levantan y otros que no se han acostado. Los primeros cotilleos del día en la biblioteca, la tostada y el café, hoy doble, entre maquetas, planos y risas, risas, risas; por todo, por las ganas de fiesta, el submarino en el ascensor de casa de María, la poca publicidad que se hace Meri...Después llega la bronca del profesor de Urba, momento de bajón pero se pasa diciendo:
      -Tengo ganas de llorar- y alguien responde:
      -Yo también.
      -Yo ya he llorado hoy.
      Y entonces no paras de reírte, y concluyes en que en realidad el profesor tenía razón, está mal y para la próxima lo haréis mucho mejor.
      Después viene la comida, la que quiera la camarera de la escuela que siempre elige por ti, y el café. CAFÉ. No necesita más palabras. La tarde en una nueva sala de estudio ese momento mágico en el que sólo quieres reírte y tienes a tu lado a uno que está en su mundo y va con decisión a mover los plomos aunque deje a toda la escuela sin luz, otro que comparte su música, mi música, con toda la sala, una que nunca deja de sorprenderse con nuevos descubrimientos arquitectónicos, y que nunca deja de sorprender, y otra que reparte sus apuntes a toda la mesa sin levantar la vista del papel porque dice que (no) SE LO SABE.

      Nada de desastroso. Nada que no se arregle con unas cuantas horas de sueño, aunque sea la semana que viene.

      Sólo tenía ganas de escribirlo y darme cuenta de que ha sido tan agotadoramente genial como pensaba, y JO-DER Meri, otra maldita casualidad.




      Joder que tres horas es un SIESTÓN.
      Pau!

More from algunosdiaslocos

  1. 17algunosdiaslocos
  2. 6algunosdiaslocos
  3. 2algunosdiaslocos
  4. 31algunosdiaslocos
  5. 29algunosdiaslocos
  6. 23algunosdiaslocos
  7. 1algunosdiaslocos
  8. 8algunosdiaslocos
  9. 23algunosdiaslocos
  10. 21algunosdiaslocos
  11. 28algunosdiaslocos
  12. 16algunosdiaslocos
  13. 20algunosdiaslocos
  14. 13algunosdiaslocos
  15. 12algunosdiaslocos
  16. 6algunosdiaslocos
  17. 9algunosdiaslocos
  18. 6algunosdiaslocos
  19. 1algunosdiaslocos
  20. 28algunosdiaslocos
  21. 17algunosdiaslocos
  22. 11algunosdiaslocos
  23. 1algunosdiaslocos