21st Jul 2008

  1. Sign in
    1. Caleb se destaca en la Biblia como un gran héroe de fe. Seis veces se nos dice que «cumplió siguiendo al Señor» (Nm 14.24; 32.12; Dt 1.36; Jos 14.8–9, 14). Caleb fue «un vencedor» (1 Jn 2.13–14; 5.4), un hombre que lo sometió todo al Señor y obedeció por completo su Palabra. Podemos trazar su historia espiritual en tres etapas.

      I. Caleb el que sufre

      Puesto que Caleb tenía cuarenta años en Cades-barnea (Jos 14.7), tenía que haber nacido en Egipto mientras los judíos soportaban gran sufrimiento (Éx 1–2). Había nacido como esclavo, ¡sin embargo murió como un héroe! En Josué 14.13–14 se indica su parentela. Algunos piensan que Caleb (cuyo nombre significa «perro») era de parentela mixta, siendo su padre un cenezeo y su madre de la tribu de Judá (Jos 15.13).

      II. Caleb el defensor (Nm 13–14)

      En estudios anteriores ya hemos hablado de la rebelión en Cades-barnea. La nación había estado fuera de Egipto alrededor de dos años cuando llegaron a la entrada de Canaán. En lugar de creer en la Palabra de Dios e inmediatamente demandar su herencia, pidieron un informe de doce espías (Dt 1.21ss). La mayoría andaba por vista; la minoría andaba por fe.

      III. Caleb el peregrino

      Caleb no murió en el desierto, pero todavía tuvo que sufrir con la nación incrédula durante casi cuarenta años de peregrinaje. Piense en lo que tuvo que soportar este hombre creyente y piadoso. Cada día veía a la gente morir y perder su herencia. Tenía que oír las murmuraciones y quejas. Este hombre de fe tuvo que soportar la incredulidad de sus compañeros israelitas. Amaba a Moisés, sin embargo tenía que oír a los judíos que criticaban y se oponían a su líder.

      IV. Caleb el conquistador

      Esto nos lleva a nuestro estudio de Josué 14–15. Josué está dándole a cada tribu su herencia especial y Caleb viene a reclamar su parte. Le recuerda a Josué la promesa de Dios (14.6–9), porque es únicamente en base a la Palabra de Dios que podemos pedir nuestras bendiciones. Nótese el glorioso testimonio de fuerza que da Caleb (14.10–11). La persona de fe es una persona con fuerza. Cuarenta y cinco años después del fracaso de la nación en Cades-barnea, Caleb tiene ochenta y cinco, y sin embargo ansía tomar posesión de su herencia para la gloria de Dios. Es triste cuando los creyentes permiten que «la vejez» los haga quejosos cuando debería hacerlos (como a Caleb) conquistadores.

      «Dame, pues, ahora este monte» (14.12). Caleb era un hombre tanto de visión espiritual como de vitalidad espiritual, y estas dos cualidades le condujeron a la victoria espiritual. Dios le prometió una herencia y Caleb tenía la fe de que lo que Él le prometió podía cumplirlo

      Vencemos al enemigo y nos posesionamos de la herencia de la misma manera que Caleb: (1) debemos someternos por completo al Señor; (2) debemos saber sus promesas y creerlas; (3) debemos mantener el corazón y la mente fija en la herencia; (4) debemos depender de Dios para obtener la victoria. «Mas gracias sean dadas a Dios que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo» (1 Co 15.57).

      Las chicas Caleb son Rocio Salinas, Rocio Ovalle, Eliza y Ceci ( osea yo)

      nos consideramos Chicas Caleb por que creemos que Somos unas Conquistadoras en el Reino de Dios. Asi como Caleb, defensor y Conquistador somos nosotras...

      como dicen por ahi

      ..."Entre nosotras podemos destrozarnos pero jamas nos haremos daño"...