7th May 2008

  1. Sign in
    1. ¡Ah! ¡No puedo creer el mal que cometí! Victima del odio que me causó aquél, ese soldado español que me prometió ser su mujer y con estas dulces promesas me llevó a un lecho de sombras a engendrar a sus bastardos, a mis hijos.

      Fui ingenua mucho tiempo, cegada de amor recibí a uno, dos, tres, cuatro hijos y antes de cada uno la palabra de un casamiento digno.

      ¡Ay mi desgracia creer! Mi pueblo me advirtió de aquellos blancos enemigos que vinieron con sus caballos y sus rifles a deshacerse de todo lo preciado por nosotros. Yo insistí, sin embargo, que mi español era diferente y de mi ingenuidad vino el destierro.

      Sola, bañada en lágrimas decidí ir en busca de aquél que mi corazón añoraba, pero al llegar a su residencia me abre la puerta una mujer cubierta en fina seda.

      Lo maldigo, a ese mentiroso que estaba unido en matrimonio con otra mujer mientras yo, sola, era su concubina, el objeto de sus juegos.

      Cegada en odio agarre al mayor de mis hijos, reflejo de su padre y lo tiré al río para que las aguas se lo tragaran. También vi al padre en los otros tres, así que igual a cada uno los metí en un saco lleno de pierdas y al río fueron a dar.

      Así que escuchen mi llanto. Ay, pobres mis hijos de una madre trastornada. Al ser testigo mi atrocidad traté de traerlos de vuelta pero fue muy tarde. En mi casa: una soga, afuera: la rama de un árbol, asfixia.

      La amargura y el remordimiento no me dejan descansar en paz y vuelvo siempre en busca de mis hijos que bien podrían estar dentro de un desconocido.

More from denisell

  1. 29denisell
  2. 28denisell
  3. 4denisell
  4. 21denisell
  5. 18denisell
  6. 13denisell
  7. 11denisell
  8. 10denisell
  9. 6denisell
  10. 2denisell
  11. 30denisell
  12. 26denisell
  13. 24denisell
  14. 23denisell
  15. 20denisell
  16. 16denisell
  17. 10denisell
  18. 11denisell
  19. 7denisell
  20. 28denisell