17th Jul 2008

  1. Sign in
    1. Cuando llegó mi dalmata a la casa hace 6 años, se lo pasó dos días enteros en una pequeña caja y ni siquiera para comer salía de ella. Mi mami decía que estaba enferma, pero resultó que no, que solo era muy floja y le gustaba quedarse allí. Por floja es que le puse Lazy, un nombre que sin duda le vino como anillo al dedo.
      Mi perra jamás espanto a nadie que llegara a la casa por muy desconocido que fuera... Como que nació para mover la cola y hacerse la simpática, todo con el afán de ganarse un cariño en la cabeza. De guardiana, nada. No diré tampoco que era muy inteligente, porque desde que llegó intenté enseñarle a ir por la pelota o por algún palo, como uno ve en las películas.... tampoco nada. Se quedaba sentada mirando el objeto en cuestión y me miraba para luego tirarse sobre mis pies.... y vamos haciendo cariño otra vez.
      Mi mami nunca se acostumbró al nombre de Lazy, así que la llamó primero pinta y luego muñeca, pero como no espantaba a los extraños, hacía hoyos en el patio y sacaba las sábanas recién lavadas, no para romperlas, si no que para arrastrarlas por todo el patio y ver como lucían con algo de tierra, mi mami la rebautizó como: "La perra sin destino" jajajajajajaja.
      Jamás pense que llegaría a querer tanto a mi mascota, pero es que lo que no tenía de brava y valiente, lo compensaba con mucha ternura y era imposible no quererla. Podía tenerme media hora haciendole cariño y si paraba, con una de sus patas o el hocico me insistía por más. Llegar a la casa era tener que traer el ánimo para acariciar su cabeza, para que así me dejara entrar en paz.
      No salía mucho a pesear con ella, pero me encantaba hacerlo, porque se volvía loca mirando las calles y a la gente que pasaba cerca, todo sin despegarse mucho de mi lado por cualquier perro, gato o pajaro que pudiera atacarla... Había que protegerla de tantos peligros!!! Tan cobarde que me salió. Jajajajajaja.
      Hace una semana, la Lazy se enfermó. No pude llevarla de inmediato al veterinario y cuando ya pude meterla en una camioneta, era muy tarde, agonizaba y no había nada más que hacer.
      Pedirle al veterinario que la inyectara para que muriera, ha sido de lo peor que he tenido que hacer en mi vida, pero era necesario porque estaba sufriendo y se me partía el alma de verla así. Hasta el último segundo no dejó de mirarme, tenía miedo y buscaba como siempre que la protegiera y le hiciera cariño...
      La sepulté en el patio de mi casa, en el lugar en donde le gustaba enterrar sus huesos para que nadie jamás los descubriera ni quitara. Lloré dos días como un niño, porque ya no está para recibirme en la puerta de mi casa, porque al pasear por las calles no hay de quién defenderla y porque no está para tirarse a mis pies para que le haga cariños. Aún ahora, que ya ha pasado una semana, se me llenan los ojos de lágrimas mirando las fotos que me ha regalado Paula de un día que fuimos a pasear a la Lazy y a la Agustina al estadio de Longaví.
      En la foto; Buscando protección ante la insistencia por jugar de la Agustina. Pienso que esta foto refleja en su totalidad el espíritu de la Lazy.
      Los animales tendrán alma tambien? Donde van cuando mueren? Existirá un cielo de mascotas? Tendrán un patio donde puedan enterrar sus huesos para que nadie los descubra?

      .... Extraño mucho a mi Lazy.... A mi perra sin destino.

More from el_nen_chilensis

  1. 30el_nen_chilensis
  2. 24el_nen_chilensis
  3. 18el_nen_chilensis
  4. 5el_nen_chilensis
  5. 21el_nen_chilensis
  6. 16el_nen_chilensis
  7. 13el_nen_chilensis
  8. 11el_nen_chilensis
  9. 9el_nen_chilensis
  10. 7el_nen_chilensis
  11. 6el_nen_chilensis
  12. 9el_nen_chilensis
  13. 26el_nen_chilensis
  14. 16el_nen_chilensis
  15. 4el_nen_chilensis
  16. 30el_nen_chilensis
  17. 26el_nen_chilensis
  18. 3el_nen_chilensis