9th Mar 2008

  1. Sign in
    1. Y si hablamos de animales marinos, no podemos olvidar al animal más temido y, a la vez, admirado del mar: El tiburón. Y, entre todas las especies, hay uno que destaca por su tamaño y porque Spielberg lo llevó a la gran pantalla: EL GRAN TIBURÓN BLANCO. Aquí os ofrecemos unas preciosas imágenes para que lo veas de cerca. La verdad es que con esos dientes quita las ganas de pegarse un baño en el mar.


      El Tiburón Blanco (Carcharodon carcharias) es natural de los mares tropicales y templados de todo el mundo.

      A pesar que se aclama de lograr dimensiones de hasta once metros y más, la mayor longitud aceptada es de 6.0 metros. Entre aquellos que han sido pescados, el peso máximo es de 1263 kilogramos.

      Cuando son jóvenes se alimentan de peces, crustáceos y otros invertebrados marinos. Una vez adultos continúan comiendo peces y añaden a su dieta mamíferos marinos como focas, delfines y ballenas.

      El más temido de todos los tiburones. Se le considera sumamente peligroso a las personas practicando deportes submarinos y en pequeñas embarcaciones. Bajo ningún concepto este tiburón debe de ser provocado o excitado.

      Al Tiburón Blanco también se le llama “Jaquetón de Ley”. En inglés se le conoce por “Great White Shark”.


      Dientes

      Tienen forma triangular y casi simétrica (a diferencia de otros marrajos), y son muy grandes, sin cúspides laterales y con los bordes serrados, siendo más anchos los de la mandíbula superior. Su filo es tal que pueden cortar una hoja de papel como lo haría una navaja. No presentan desgaste porque se van desprendiendo y reemplazando continuamente, de manera que a lo largo de toda su vida el tiburón blanco puede desarrollar miles de dientes.


      Alimentación: (Superdepredador)

      El blanco es el mayor de los tiburones depredadores y su esqueleto cartilaginoso reduce mucho su peso en comparación con el óseo de la mayoría de peces, consiguiendo una notable mejora de la flotabilidad. Todo ello –unido a su musculoso cuerpo hidrodinámico- convierte al tiburón blanco en un acróbata marino terrible. Tiene una longitud máxima de 6 m, siendo el mayor de los tiburones depredadores. Un récord histórico de 11 m se considera ahora desacreditado, aunque sí se piensa que pueda existir alguna hembra vieja que se acerque a los 10 metros.

      La técnica de ataque

      Cuando se acerca a una presa, la boca del tiburón se abre mucho y toda la parte cefálica sufre una gran transformación: el hocico se dobla hacia arriba, la mandíbula superior (muy flexible) se proyecta hacia delante, los dientes se extienden hacia fuera. Los ojos, muy vulnerables por su proximidad a las fauces de una víctima que se debate entre la vida y la muerte, se protegen. Algunas especies giran el globo ocular hacia atrás, mientras que muchas otras poseen un artilugio muy eficaz: una membrana blanquecina se cierra como una persiana para salvaguardar el sentido de la vista.

      En consecuencia, en el momento del ataque el tiburón no ve a su víctima. De hecho, el impulso de la aceleración final le lleva directo a ella y para las maniobras finales se guía por las ampollas de Lorenzini, que le informan de la situación de la presa en base a su campo bioeléctrico.

      Cuando ésta es pequeña la engulle sin más, pero recordemos que el tiburón blanco también caza leones marinos e incluso enormes elefantes marinos de una tonelada de peso y más. En este caso, utiliza una estrategia que consiste en realizar un fortísimo mordisco a la víctima y rápidamente soltarla. El mordisco puede ser incapacitante o directamente letal para la presa; en todo caso, el escualo volverá a la carga, pero sin prisas, ya que la presa –tocada y soltando un rastro de sangre- generalmente no puede escapar.

      Gracias por acompañarnos

      Fotos_Mimosas

      Los esperamos en los pròximos posteos..

More from fotos_mimosas

  1. 15fotos_mimosas
  2. 2fotos_mimosas
  3. 31fotos_mimosas
  4. 3fotos_mimosas
  5. 19fotos_mimosas
  6. 6fotos_mimosas
  7. 24fotos_mimosas
  8. 2fotos_mimosas
  9. 28fotos_mimosas