4th Oct 2009

  1. Sign in
    1. Jesucristo es el único Mediador verdadero.

      A. Como Profeta (Hech. 3:22) Cristo es el Mediador de revelación, porque solamente por medio de El puede el hombre conocer a Dios (Mat. 11:27; Jn. 14:9). Sólo El puede revelar los misterios del reino de los cielos (Mat. 13:11). Es el Verbo, la perfecta revelación de Dios (Jn. 1:1, 14); en cuanto a la revelación de Dios, El es la luz del mundo. (Jn. 8:12).

      B. Después de afirmar que “hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”, Pablo añade, “el cual se dio a sí mismo en rescate por muchos”.

      1. Cristo es el único Mediador, porque El es el único rescate (lutron). Cristo dio su vida por nosotros. Por medio de su muerte fuimos rescatados, redimidos, liberados.

      2. El verbo lutroo (significa liberar, Luc. 24:21) se puede traducir rescatar o redimir. Tito 2:14, “quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad”; 1 Ped. 1:18, 19, “fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir … con la sangre preciosa de Cristo”; 1 Ped. 3:18, “Cristo padeció una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, para llevarnos a Dios”; Mat. 20:28, “como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos”; Gál. 1:4, “el cual se dio a sí mismo por nuestros pecados para librarnos del presente siglo mal”.

      3. La muerte de Cristo fue el sacrificio por nuestros pecados. Jn. 1:29, “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo”; 1 Cor. 5:7, “nuestra pascua, {Ex. 12. 5.} que es Cristo, ya fue sacrificada por nosotros”. 2 Cor. 5:21, “Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él”; es decir, lo hizo el sacrificio por el pecado del mundo, como dice Isa. 53:10, “Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje”. 1 Jn. 2:2; 4:10, “Y él es la propiciación por nuestros pecados; y no solamente por los nuestros, sino también por los de todo el mundo”. 1 Ped. 2:24, “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero”.

      4. La palabra propiciación corresponde al propiciatorio, la cubierta del arca del pacto sobre la cual el sumo sacerdote roció sangre cada año para expiar o cubrir los pecados de él y los del pueblo.

      5. Por lo tanto, como aquí en 1 Tim. 2:5, 6 Pablo conecta la muerte de Cristo con su mediación, así a través del Nuevo Testamento: es imposible separar los dos conceptos. El es nuestro Mediador porque El murió por nosotros. Además, es imposible separar los dos conceptos de Cristo como nuestro Profeta y Cristo como nuestro Mediador, porque El no es Mediador de aquellos que no perseveran en su doctrina (2 Jn. 9).

      IV. Por causa del pecado “erais en otro tiempo extraños y enemigos en vuestra mente” (Col. 1:21); “siendo enemigos”, Rom. 5:10.

      A. “Estabais sin Cristo, alejados … sin esperanza y sin Dios en el mundo” (Efes. 2:12), porque “los designios de la carne son enemistad contra Dios” (Rom. 8:7).

      B. El pecado interrumpe la comunión con Dios. Isa. 59:1, 2, “vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír”.

      C. No sólo eso, sino que “la ira de Dios se revela desde el cielo contra toda impiedad e injusticia de los hombres que detienen con injusticia la verdad” (Rom. 1:18);“nadie os engañe con palabras vanas, porque por estas cosas viene la ira de Dios sobre los hijos de desobediencia” (Efes. 5:6).

      V. Por eso, fue indispensable, que hubiera Mediador entre Dios y el hombre.

      A. Cristo vino al mundo y fue hecho carne (Jn. 1:14), llegó a ser hombre, para ser nuestro Salvador y Mediador, Jesucristo hombre. Algunos negaban esto: 1 Jn. 4:3, “todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y este es el espíritu del anticristo”. Col. 2:9, “Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

      B. Heb. 2:17, “Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo” (y así a través de esta carta, Heb. 8:6; 9:15; 12:24).

      C. Pero al llegar a ser hombre, no dejó de ser Dios. Fil. 2:7, “se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres”. Este texto no significa, como creen algunos hermanos, que Cristo se despojó a sí mismo de sus atributos divinos, o del uso de ellos. Pablo mismo explica esta frase en el mismo versículo: se despojó a sí mismo, ¿cómo? Tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. De esta manera El se despojó a sí mismo.

      Col. 2:9, “en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad”.

      D. Por eso, Cristo calif

More from hatorey07

  1. 9hatorey07
  2. 8hatorey07
  3. 7hatorey07
  4. 6hatorey07
  5. 5hatorey07
  6. 4hatorey07
  7. 3hatorey07
  8. 2hatorey07
  9. 1hatorey07
  10. 31hatorey07
  11. 30hatorey07
  12. 29hatorey07
  13. 1hatorey07
  14. 30hatorey07
  15. 29hatorey07
  16. 28hatorey07
  17. 26hatorey07
  18. 25hatorey07
  19. 24hatorey07
  20. 21hatorey07
  21. 20hatorey07
  22. 18hatorey07
  23. 17hatorey07