3rd Jul 2010

  1. Sign in
    1. Dios espera que seamos productivos y obtengamos resultados. En algunas parábolas, el desempeño espiritual se compara con una inversión hecha por nuestro Maestro, de la cual espera obtener dividendos (Mateo 25:14-30; Lucas 19:11-27). En algunas pasajes bíblicos se compara con la construcción de un edificio o templo (1 Corintios 3:9-17; Efesios 2:19-22).

      Pero la principal metáfora que la biblia utiliza para hablar de los logros que debemos alcanzar es dar “fruto”. Dios compara a su pueblo con árboles frutales que deben llevar “mucho fruto” (Juan 15:5-8). Debemos continuar creciendo y dando mucho fruto hasta el fin de nuestra vida.

      La parábola de Jesús acerca dela higuera nos muestra desde el punto de vista espiritual, que un árbol que no de fruto no tiene ningún valor (Lucas 13:6-9). “y dijo al viñador: he aquí, hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo hallo; córtala; ¿para qué inutiliza también la tierra? El entonces, respondiendo le dijo: Señor, déjala todavía este año, hasta que yo cave alrededor de ella, y la abone, Y si diere fruto, bien; y si no, la cortarás después” (vv7-9).

      La parábola nos dice que Dios espera que nosotros produzcamos fruto. Pero también nos muestra que Dios no nos abandonará mientras exista la esperanza de que demos fruto

      También debemos tener en cuenta que, al igual que una rama muere cuando es cortada del tronco, así también nosotros moriremos espiritualmente si nos apartamos de Jesucristo. Él nos dice: “Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis e mi porque separados de mí nada podéis hacer”. (Juan 15:4-5).

      Es por esto que tener contacto con la verdadera iglesia de Dios y llegar a formar parte de ella es algo vital. Como cabeza de la iglesia (Colosenses 1:18), Jesucristo mismo guía y dirige el crecimiento espiritual de aquellos que se someten a su dirección (Efesios 4:11-16). Como “columna y baluarte de la verdad” (1 Timoteo 3:15), la iglesia es la fuente del entendimiento correcto y la enseñanza de su instrucción. Además, es la fuente de algo tan indispensable como el ánimo y la exhortación, para que no abandonemos la carrera, sino que continuemos creciendo (Hebreos 10:25).

      La parábola del sembrador nos enseña que las personas responden de cuatro formas distintas cuando oyen el mensaje (reciben la “semilla”) de la verdad de Dios (Lucas 8:4-15). Debemos leer esta parábola de vez en cuando y examinarnos para ver en que categoría o categorías estamos.

      Necesitamos formar parte del cuarto grupo: el de la tierra fértil, “Mas la que cayó en buena tierra, éstos son los que con corazón bueno y recto retienen la palabra oída, y dan fruto con perseverancia”.


      Mantengámonos sanos y fuertes espiritualmente. Sigamos creciendo y “demos mucho fruto”.

      Dios me los bendiga..

More from joseluis_renova

  1. 23joseluis_renova
  2. 16joseluis_renova
  3. 6joseluis_renova
  4. 6joseluis_renova
  5. 5joseluis_renova
  6. 10joseluis_renova
  7. 27joseluis_renova
  8. 14joseluis_renova
  9. 22joseluis_renova
  10. 21joseluis_renova
  11. 31joseluis_renova
  12. 11joseluis_renova
  13. 29joseluis_renova
  14. 24joseluis_renova
  15. 21joseluis_renova
  16. 20joseluis_renova
  17. 18joseluis_renova
  18. 16joseluis_renova
  19. 14joseluis_renova
  20. 12joseluis_renova
  21. 10joseluis_renova
  22. 9joseluis_renova
  23. 7joseluis_renova