21st Nov 2008

  1. Sign in
    1. Cuando se pregunta a algunas personas en qué parte del cuerpo se fijan antes cuando conocen a alguien unos dicen que los ojos, otros la boca, pero mucha gente, como es mi caso, coincide al afirmar que en las manos.
      Las manos son como una prolongación de lo más íntimo del ser
      humano. Representan una admirable fusión del cuerpo y del espíritu y por eso los gestos de una mano pueden expresar, con su lenguaje no-verbal e intuitivo, una idea, un sentimiento, una intención. Y lo hacen con elocuencia.
      En nuestra vida social todos llegamos a entender la "gramática"de unas manos que se tienden para pedir, que amenazan, que mandan parar el tráfico, que saludan, que se alzan con el puño cerrado, que hacen con los dedos la V de la victoria, que cogen en silencio la mano de la persona
      amada, que se tienden abiertas al amigo, que ofrecen un regalo, que dibujan en el aire una despedida...

      Las manos se pueden aprovechar muy bien para complementar las palabras y dar mayor fuerza a la conversación. Algunos gestos pueden evocar distintos aspectos no verbalizados en la comunicación. Cuando alguien se frota las manos, da una sensación de impaciencia; si se sienta con las manos agarrando la cabeza por detrás denota seguridad en sí mismo y superioridad. Una persona con la palma de la mano abierta aporta sinceridad y franqueza y si sus manos permanecen
      agarradas hacia la espalda podemos pensar que atesora una frustración o aprensión hacia algo.

      Algo que siempre me ha llamado la atención es la forma cómo una persona le da la mano a otra, lo cual alcanza muchos matices. Entre las más relevantes tenemos: El apretón “rompehuesos” realizado con fuerza, que lo mismo es posible que signifique firmeza, o por lo menos fortaleza física; pero, que también cabe la posibilidad de que sea un mecanismo de compensación debido a una falta de carácter, o bien, un afán desmedido por impresionar e impactar al otro. Además, influye el tamaño de la mano de quien aprieta.
      En el otro extremo está el saludo “blando”, es decir, de la gente que da la mano “sin vida”. Es un saludo que a mí me repele, si encima está sudada, más, y es típico de una persona poco expresiva, poco entusiasta, o con desinterés.

      Quizá, las manos alcanzan un simbolismo máximo y sublime en la Capilla Sixtina del Museo del Vaticano, en la escena del mural del techo, en la que Dios casi toca el dedo de Adán, con el índice de la mano derecha. Esta imagen ha sido reproducida incontables veces, e inclusive, aprovechada por la publicidad. El genial Miguel Angel no se equivocó.

      Pero para mí las manos más hermosas reproducidas son éstas de Rodin, por las manos en sí y por lo que significan, la unión amorosa de dos seres, unas manos que se tocan, casi sólo se rozan. Como en este caso hacía Adamo, con sus manos en la cintura de ella...

      http://es.youtube.com/watch?v=ydP-bLzP6kg&feature=related

      Feliz noche del viernes.

More from maravillas10

  1. 3maravillas10
  2. 2maravillas10
  3. 1maravillas10
  4. 31maravillas10
  5. 30maravillas10
  6. 29maravillas10
  7. 29maravillas10
  8. 26maravillas10
  9. 25maravillas10
  10. 24maravillas10
  11. 23maravillas10
  12. 22maravillas10
  13. 19maravillas10
  14. 18maravillas10
  15. 13maravillas10
  16. 12maravillas10
  17. 10maravillas10
  18. 7maravillas10
  19. 5maravillas10
  20. 4maravillas10
  21. 2maravillas10
  22. 29maravillas10
  23. 27maravillas10