30th Jun 2008

  1. Sign in
    1. La palabra Sensei en su significado más popular, se escucha como "Maestro". El significado literal es "uno que nació antes"... es decir, alguien más viejo a usted; es aquel con más experiencia y que puede guiarlo a lo largo del camino.

      Recuerdo mí primer Sensei, el sentimiento y la sensación de entusiasmo y de nerviosismo de aquel día aún lo puedo vivir al solo cerrar los ojos.
      Su cara definía su recto carácter, las arrugas de su frente me dejaban ver el camino recorrido por el ante la vida, su seguridad al hablar era reconfortante. Al mismo tiempo que un árbol creció, se fortaleció y floreció al pasar del tiempo bajo la influencia del sol, la lluvia, el frío y el sereno, asimismo era mi Sensei.

      Mí personalidad y habilidad creció en el arte del Judo al lado de aquel Maestro. El nombre de mí Sensei era TOSHIHARU KOBAYASHI y el, le debo el espíritu combativo y resistente que con su experiencia de entrenamiento fue capaz de aportarme. En aquellos días, éramos muchos y después fuimos pocos, eso se puede explicar de una forma más simple, el entrenamiento era agotador era un reto por día, siempre nos estaba llevando al límite y si alguien decía “yo no puedo” el gritaba –“No, tú puedes… es que no quieres”.

      En el área de entrenamiento nos tenía en posición de rodillas castigados, por un largo tiempo a los que no llegábamos con los pies limpios, atrasados, o simplemente por haber sacado mala nota en la escuela. A pesar de todo lo fuerte que constituía aquellas clases, aprendimos a resistir… y no lográbamos entender por que lo más valioso no pelear o pegarle a alguien.

      Toda mí niñez y adolescencia fue un duro combate, mí Sensei me llevaba a todas las clases que hubieran, no importando tamaño, peso o grado de cinturones. Cuando llegue a la edad de 13 años, me fui a la Armada de Chile, donde me apoyaron en las competencias, me veía débil por mí constitución física, tan solo llegaba a pesar unos míseros 48 Kg. pero gracias a su orientación y constante consejo llegaba a ganarle a tipos de 10 kilos por encima del mío, y edades que doblaban la mía en ese momento.

      Al pasar los años, comencé un periodo de búsqueda y emprendí con la idea de investigar otros sistemas de artes marciales, conociendo de esta forma a otros Sensei, que reafirmaron lo antes aprendido. Pero sin dudar les puedo decir, que si alguien dejo una huella imborrable en mis estudios fue el Sensei KOBAYASHI, excepcionalmente ejemplo de constancia, modestia, y por supuesto habilidad técnica raramente vista.

      Llegó un momento, en que descubrí las técnicas de suelo “ne-waza” y me apoyó con su maestría en la aplicación de técnicas de luxación, controles y llaves… ahora que guío a mis alumnos, descubro los valores que tanto mis maestros persistieron en que debía cultivar, me hablaron sobre la pasión que debía mover cada acción del Sensei, como los alumnos debían ser tratados como hijos a los cuales nos comprometíamos tomar pacientemente de la mano y ayudarlos a caminar por el sendero.
      Un Sensei sin pasión es como un tigre sin rayas, recuerdo las palabras y el instante que me decían como tenía que convertirme en “uno con mis estudiantes” el conocimiento de lo que ellos necesitan y lo que nosotros debemos darles es algo esencial, para lograr esto a finalidad; el Sensei une su espíritu con el del alumno y ambos progresan, es casi innecesario decirles que para poder experimentar esto necesitamos sentir “Amor Profundo” forma única de ayudar, a que la mente alcance ese estado.

      El amor y la delicadeza de mis maestros, también me fue trasmitida no por las palabras salidas de sus bocas, “fue admirada por mí mismo”…pues el alumno debe ser agradecido y ver con atención las acciones de su maestro que por humildad, esté nunca le dirá.

      El verdadero maestro aprende enseñando…
      En el camino de las artes marciales, el buen maestro debe sentir ese ideal, debe tener el objetivo claro… nunca terminará de aprender, aún del alumno mas joven, débil o impedido físicamente, solo con esa humildad y disposición podrá hacerlo y llegar más allá de lo referente a la técnica y llegar al aspecto superior espiritual.

      También aprendí, sobre como debía alegrarme del progreso de mis alumnos, es algo realmente fuera de este mundo; simplemente limita escribir con palabras el sentimiento que se experimenta al ver el desarrollo, progreso y logros de los alumnos en todos sus aspectos.

      Contar las estrellas del cielo, contar la arena del desierto, o medir el agua del mar, hablar de la virtud de mis Sensei, llenaría párrafos enteros de enseñanzas con inmenso amor, inspirado por el ejemplo de verdaderos Maestros, de los humildes.

      Aún comparto en el Dojo las virtudes e imagen de mi Sensei, hemos estados juntos por años y más que maestro, amigo y hermano, es como un padre… porque El, forma parte de mi ser, familia y alumnos.-

More from osenseidpp

  1. 30osenseidpp
  2. 22osenseidpp
  3. 20osenseidpp
  4. 2osenseidpp
  5. 4osenseidpp
  6. 15osenseidpp
  7. 3osenseidpp
  8. 16osenseidpp
  9. 10osenseidpp
  10. 15osenseidpp
  11. 5osenseidpp
  12. 19osenseidpp
  13. 29osenseidpp
  14. 28osenseidpp
  15. 27osenseidpp
  16. 26osenseidpp
  17. 25osenseidpp
  18. 24osenseidpp
  19. 23osenseidpp
  20. 22osenseidpp
  21. 21osenseidpp
  22. 20osenseidpp
  23. 19osenseidpp