26th Aug 2008

  1. Sign in
    1. Dejo aquí algunas fábulas que encontré buscando en la red el libro de François de la Rochefoucauld, sobre un tema que siempre ha sido muy manoseado, pero pocas veces puesto en práctica por [email protected] que más se jactan de conocerlo:

      …………….. LA FIDELIDAD HACIA LOS AMIGOS ……………..

      El águila y la zorra

      Eran muy amigas y decidieron vivir juntas con la idea de que eso reforzaría su amistad. Entonces el águila escogió un árbol muy elevado para poner allí sus huevos, mientras que la zorra soltó a sus hijos bajo unas zarzas sobre la tierra al pie del mismo árbol.
      Un día que la zorra salió a buscar su comida, el águila, que estaba hambrienta cayó sobre las zarzas, se llevó a los zorruelos, y entonces ella y sus crías se regozijaron con un banquete.
      Regresó la zorra y más le dolió el no poder vengarse, que saber de la muerte de sus pequeños;
      ¿ Cómo podría ella, siendo un animal terrestre, sin poder volar, perseguir a uno que vuela ? Tuvo que conformarse con el usual consuelo de los débiles e impotentes: maldecir desde lejos a su enemigo.
      Mas no pasó mucho tiempo para que el águila recibiera el pago de su traición contra la amistad. Se encontraban en el campo unos pastores sacrificando una cabra; cayó el águila sobre ella y se llevó una víscera que aún conservaba fuego, colocándola en su nido. Vino un fuerte viento y transmitió el fuego a las pajas, ardiendo también sus pequeños aguiluchos, que por pequeños aún no sabían volar, los cuales se vinieron al suelo. Corrió la zorra, y tranquilamente devoró a todos los aguiluchos ante los ojos de su enemiga.
      Nunca traiciones la amistad sincera, pues si lo hicieras, tarde o temprano del cielo llegará el castigo.

      Lobos y Carneros

      Intentaban los lobos sorprender a un rebaño de carneros. Pero gracias a los perros guardianes, no podían conseguirlo. Entonces decidieron emplear su astucia. Enviaron unos delegados a los carneros para pedirles que les entregaran a sus perros diciéndoles:
      - Los perros son los causantes de que haya enemistad entre ustedes y nosotros. Sólo tienen que entregarnóslos y la paz reinará entre nosotros.
      Y los ingenuos carneros, sin sospechar lo que sucedería, les entregaron los perros, y los lobos, ya libres de los perros, se apoderaron sin problemas del rebaño.
      Nunca le entregues a los enemigos, a los que te dan el apoyo y protección.

      La cierva y la viña

      Una cierva era perseguida por unos cazadores y se refugio bajo una viña. Pasaron cerca y la cierva, creyéndose muy bien escondida, empezó a saborear las hojas de la viña que la cubría. Viendo los cazadores que las hojas se movían, pensaron muy acertadamente, que allí adentro había un animal oculto, y disparando sus flechas hirieron mortalmente a la cierva. Ésta, viéndose morir, pronunció estas palabras:
      -- ¡ Me lo he merecido, pues no debí haber maltratado a quien me estaba salvando!
      Sé siempre agradecido con quien generosamente te da la ayuda para salir adelante.

      Diógenes de viaje

      Yendo de viaje, Diógenes el cínico llegó a la orilla de un río torrencial y se detuvo perplejo. Un hombre acostumbrado a hacer pasar a la gente el río, viéndole indeciso, se acerco a Diógenes, lo subió sobre sus hombros y lo pasó complaciente a la otra orilla.
      Quedó allí Diógenes, reprochándose su pobreza que le impedía pagar a su bienhechor. Y estando pensando en ello advirtió que el hombre, viendo a otro viajero que tampoco podía pasar el río, fue a buscarlo y lo transportó igualmente. Entonces Diógenes se acercó al hombre y le dijo:
      -No tengo que agradecerte ya tu servicio, pues veo que no lo haces por razonamiento, sino por manía.
      Cuando servimos por igual a personas de buen agradecimiento, así como a personas desagradecidas, sin duda que nos calificarán, no como buena gente, sino como ingenuos o tontos. Pero no debemos desanimarnos por ello, tarde o temprano, el bien paga siempre con creces.

      El labrador y los perros

      Aprisionó el mal tiempo a un labrador en su cuadra.
      No pudiendo salir para buscar comida, empezó por devorar a sus carneros; luego, como el mal tiempo seguía, comió tambien las cabras; y, en fin, como no paraba el temporal, acabó con sus propios bueyes. Viendo entonces los perros lo que pasaba dijéronse entre ellos:
      -Larguémonos de aquí, pues, si el amo ha sacrificado los bueyes que trabajan con él, ¿cómo nos perdonaría a nosotros?
      Cuídate muy en especial de aquellos que no temen en maltratar a sus mejores amigos.
      .
      .
      De Sopa de Pollo para el Alma:

      Llegará el día que, tras haber dominado el espacio, los vientos, las mareas y la gravitación, debamos dominar para Dios las energías del amor. Y ese día, por segunda vez en la historia del mundo, habremos descubierto el fuego.

      Teilhard de Chardin
      .
      .
      Besotes (K)(K)(K) a [email protected] que, aunque a veces requiere esfuerzo y sacrificio, es tal su afecto, que escriben en la piedra las cualidades de sus [email protected] yy en la arena, sus defectos (no es mía, pero a que es bonita?)

More from p_blava

  1. 11p_blava
  2. 14p_blava
  3. 5p_blava
  4. 30p_blava
  5. 16p_blava
  6. 7p_blava
  7. 3p_blava
  8. 7p_blava
  9. 2p_blava
  10. 30p_blava
  11. 23p_blava
  12. 22p_blava
  13. 25p_blava
  14. 24p_blava
  15. 22p_blava
  16. 21p_blava
  17. 20p_blava
  18. 19p_blava
  19. 18p_blava
  20. 17p_blava
  21. 15p_blava
  22. 13p_blava
  23. 12p_blava