14th Oct 2008

  1. Sign in
    1. Hermanos míos, aqui estoy de nuevooo!!!

      Les comparto este pensamiento que acabo de escribir...me puse a reflexionar en una cita bíblica que sentí el deseo de compartir en la clase de Biblia que doy los sábados y de ahí surgió lo siguiente:

      Hay muchas cosas que decir sobre la fe…hay quienes dicen que la fe basta para ser salvos, muy probablemente tengan la influencia Luterana que parece mas cómoda que lógica.

      Pero lo que sí podemos decir es que la fe es un don que recibimos de Dios, desde el primer momento en que nos llama, es decir desde que somos creados.

      Lo importante es descubrir la forma de desarrollar el don de la fe a lo largo del camino y hacerlo crecer para no dejarlo estéril dentro de nosotros. Sin embargo para eso no estamos solos, pues nos ha sido enviado un Paráclito, el Espíritu del Señor, que viene en nuestra ayuda para santificarnos por medio de la fe.

      ¿Cómo sucede esto?

      La fe sola no basta y no significa que le estemos restando mérito, sino que la fe es solo el comienzo y cuando la nutrimos, crece y se desborda en frutos que es finalmente lo que cuenta, lo que trasciende y lo que funciona como testimonio para los demás; en cambio cuando no la alimentamos, permanece pero no logra nada, no construye, no se nota y por lo tanto: NO SALVA.

      De nada nos serviría decir que creemos si nadie lo puede percibir en nuestro comportamiento, en nuestro caminar, pensar, hablar…¿acaso Satanás no cree también en Dios? El está seguro de su existencia pues es también creatura, ¿qué diferencia hay entre él y nosotros si nos quedamos sólo en “creer”?

      Aunque parezca reiterativo, creer en Dios es el primer paso, pero a una fe verdadera no le basta creer (2 Pe. 1, 5), sino esperar firmemente, llegar al conocimiento de Él, amarlo y seguirlo mediante el dominio de nuestra persona y pasiones, de tal modo que seamos capaces de decir “no” a lo inapropiado (sensualidad, pereza, materialismo, egocentrismo, rencor, vicios, etc.). Hay que renunciar a la libertad animalista que nuestra cultura nos exige, la cual en realidad no es libertad del todo, sino esclavitud.

      Todo esto para después unir nuestra voluntad a la voluntad Divina, pertenecer al Señor, recibir su amor perfecto y ahora sí, dejar que ese amor pueda reflejarse a los demás sin distorsión por nuestro pecado.

      Esa es la clave de la santidad de vida, que tiene como base la fe y explota en obras de amor a todos en todo, pues ¿De qué nos serviría, decir que tenemos fe, si no tenemos obras? ¿Acaso esa fe puede salvarnos? (Santiago 2, 14) Podemos decir ahora en forma clara y precisa que la fe sin obras, no tiene sentido alguno porque en el atardecer de nuestra vida seremos juzgados mas bien EN EL AMOR.

      La pregunta interesante entonces es: ¿será posible alcanzar ésto en un mundo materializado, gobernado por el pecado, saturado de egoísmo y frialdad? Hoy mas que nunca debemos pedir fe: “Creo Señor, pero aumenta mi fe” y esforzarnos por dar frutos como el deportista se esfuerza por ganar una medalla, sabiendo que al final recibiremos una recompensa que no tiene comparación y seremos revestidos de Gloria por haber cumplido NUESTRA MISIÓN.

      ESPERO QUE LO HAYAN LEÍDO TODO, PERDÓN PORQUE CREO QUE ME EMOCIONÉ ESCRIBIENDO, JIJI!!!!

      LOS AMO CON EL AMOR DEL SEÑOR,
      GRACIAS POR FIRMAR =)

More from samiakarime

  1. 11samiakarime
  2. 14samiakarime
  3. 22samiakarime
  4. 7samiakarime
  5. 5samiakarime
  6. 1samiakarime
  7. 26samiakarime
  8. 9samiakarime
  9. 28samiakarime
  10. 25samiakarime
  11. 11samiakarime
  12. 30samiakarime
  13. 8samiakarime
  14. 16samiakarime
  15. 2samiakarime
  16. 6samiakarime
  17. 4samiakarime