8th Aug 2012

  1. Sign in
    1. Desde que tengo memoria me pone irracionalmente cachondo ir a casa de alguien cuando está solo. Da igual que sea una mujer o un hombre, y eso que nunca he tenido deseos sexuales por alguien de mi mismo sexo; prefiero chuparle el culo a una mujer que darle un beso en la boca a un hombre; pero cada vez que alguien me dice que me invita a su casa y yo sé que allí no habrá nadie más, me entra ese característico cosquilleo en el cipote que denota que me estoy poniendo berraco.

      Debe ser por el morbo que da la libertad de saber que no tengo que cortarme delante de nadie que no sea mi compañero o compañera, el placer de poder peerme agusto mientras juego a la play o de poder decir palabrotas en voz alta sin miradas reprobatorias del resto de inquilinos de la vivienda.

      Supongo que esta perversión viene de aquéllos días en los que, de niño, cuando tenía unos 5 o 6 años, una amiga y yo nos quedábamos solos en casa porque nuestras madres habían bajado a comprar algo, y aprovechábamos para hacer todo eso que ellas nos prohibían, como encender cerillas, probar las botellas de vino de la nevera y tocarnos en nuestras partes íntimas. Así fue como descubrí el sexo, y desde entonces asocio una casa vacía a ese cosquilleo juguetón que me invadía cada vez que encendía una cerilla mientras le sobaba el chichi a mi compañerita de juegos.

More from vargas_999

  1. 13vargas_999
  2. 25vargas_999
  3. 6vargas_999
  4. 23vargas_999
  5. 12vargas_999
  6. 31vargas_999
  7. 14vargas_999
  8. 22vargas_999
  9. 19vargas_999
  10. 6vargas_999
  11. 4vargas_999
  12. 24vargas_999
  13. 8vargas_999
  14. 21vargas_999
  15. 5vargas_999
  16. 31vargas_999