22nd Dec 2009

  1. Sign in
    1. [b]¡ATENCIÓN![/b] Cargar este vídeo http://www.youtube.com/watch?v=EsfSuL-VFBw y en la aclaración dada en el capítulo dar play. [b]Capítulo 6[/b] [i]Por Tom.[/i] - ¡Contesta idiota! – continuaba tuteándome y era lo más tierno y agradable del planeta. Si hubiese sido otro alumno, probablemente le reprendería y lo mandaría a la dirección pero con Trümper era lo que esperaba hace rato: que me tratara de tú. Nadó hasta le borde de la piscina y se sujetó intentando salir. - ¿¡Vas a estar viéndome o me ayudarás!? – reprimí una risa y le tendí la mano. Jaleé con fuerza pero el muy traidor utilizó toda su fuerza y caí de cabeza al agua. Tragué un poco y se me puso la piel de pollo, estaba jodidamente congelada. - ¿Qué haces? – le miré fijamente. Nos miramos. Sus cabellos caían mojados sobre su rostro. Mis pantalones comenzaron a pesar por el agua y lentamente acerqué mi mano hasta su rostro apartando algunos cabellos. De repente comenzó a descojonarse de la risa, se llevó las manos a la boca doblándose por las carcajadas. - ¿Qué? – Su risa contagiaba, y en mi rostro ya se había pintado otra sonrisa de oreja a oreja – no es gracioso, has tirado al agua a un profesor quedarás expulsado. Y de la nada la risa se le esfumó y me miró con los ojos muy abiertos. - Y sobre todo por tutearme – aclaré y le di la espalda caminando hasta el borde de la piscina – Era broma. - ¡Idiota! – Rió nervioso comenzando a salpicarme el rostro con agua – me ha asustado. - Ya comienzas a tratarme de usted – me quejé - ¡Está helada! Pero a todo esto ¿te sientes mejor? - Sí – suspiró y miró un punto fijo en la pared. Sus mejillas estaban encendidas y sus manos ya se frotaban como si quisieran darse calor. Salí con más lentitud que él, mis pantalones me hacían presión hacia abajo por el peso; me quedé sentado intentando escurrirlos un poco. - Iré por toallas – dijo sin mirarme - ¿dónde están? - Ve por aquel pasillo, están los vestidores y las duchas – señalé pero era estúpido, no estaba mirándome – sobre unos estantes de madera. Comenzó a caminar rápidamente y cuando presté atención corría entre saltitos. Parecía un niño pequeño… ¿Por qué sentía esa necesidad de beneficiarle? ¿De ayudarle? ¿O de estar cerca de él? Apreté un poco más la tela de mis enormes jeans y el charco que se formaba en el piso comenzó a agrandarse un poco más. Levanté la vista y nuevamente corría hacia mí con dos toallas blancas en las manos. - Son las únicas pequeñas que he encontrado – me gritó y se lanzó al suelo de rodillas patinándose hasta mi lado. Era más inocente de lo que imaginaba – ten. Cogí la toalla sonriente, agitándola en el aire para desdoblarla mientras Bill secaba su delicado rostro arrastrando el poco maquillaje que se había esparcido por sus mejillas. - Eres precioso sin maquillaje – susurré, creo que estaba pensando en voz alta pero el me oyó y agachó la cabeza mientras secaba sus brazos. - Gracias – murmuró completamente ruborizado y volví a sonreír. Cada vez que lo tenía cerca, me daba la seguridad que ese muchacho lograba que sonriera varias veces en un día. - ¿Tienes novia? – jamás debí haber preguntado semejante cosa. Pensará que quiero entrometerme en su vida, y… no es así. Bueno no de ese modo, me intriga y deseo conocerlo es todo. - No – y levantó la mirada cruzándose con la mía – no he tenido novia. - ¿No has tenido…? – me sorprendí, era un niño muy bonito para no haber conseguido novia mínimamente una vez. - Nop – rió con ternura, pero su hermosa sonrisa fue interrumpida por una tos ronca – nunca. - Te hará mal estar mojado, estás comenzando a toser – agregué realmente preocupado – mejor será que regreses a casa y te pongas ropa seca. - No se preocupe, he estado tosiendo hace un par de días – comentó - ¿Y usted… ama a su novia? - Bueno yo… - qué pregunta. [b]*Poner play al vídeo[/b] - No deje, soy un metiche – interrumpió poniéndose de pie – no sé que cosas pregunto, ¡Dios! Usted es mi profesor y yo me tomo todas las confianzas de preguntarle semejante cosas. - Cállate – ordené – y vuelve a tutearme, estamos en horario fuera de clases. - Lo siento – sonrió – tiene-tienes razón. - Te contaré, jamás lo he hablado con nadie – suspiré- pero mientras recojamos las cosas y vayamos al auto. - ¿A-al auto? – Tartamudeó sorprendido- ¿A qué auto? - Al mío, te llevaré a casa – por milésima vez en el día sonrió ruborizado – eres toda risas tú. Bien te contaré: Jessica y yo estamos juntos hace tiempo, pero nuestra pareja no es como las demás. - ¿Por qué no? – preguntó curioso sin dejar de mirarme atentamente. - Ella y yo no compartimos cosas. Ella vive en mi casa pero es como si fuéramos dos desconocidos, compartimos la misma cama pero ni siquiera nos decimos buenas noches. - ¿La famosa rutina? – Me quedé pensando un momento, jamás se me ha ocurrido pensar en esa probabilidad – Tal vez es cansancio o algo así. [b]Continúa en comentarios ♥[/b]

More from x__biillkaulitz

  1. 3x__biillkaulitz
  2. 2x__biillkaulitz
  3. 25x__biillkaulitz
  4. 24x__biillkaulitz
  5. 23x__biillkaulitz
  6. 22x__biillkaulitz
  7. 8x__biillkaulitz
  8. 6x__biillkaulitz
  9. 30x__biillkaulitz
  10. 28x__biillkaulitz
  11. 26x__biillkaulitz
  12. 22x__biillkaulitz
  13. 22x__biillkaulitz
  14. 22x__biillkaulitz
  15. 21x__biillkaulitz
  16. 20x__biillkaulitz
  17. 19x__biillkaulitz
  18. 18x__biillkaulitz
  19. 18x__biillkaulitz
  20. 17x__biillkaulitz
  21. 17x__biillkaulitz
  22. 17x__biillkaulitz
  23. 17x__biillkaulitz